Sylvana Simons Tenemos que Entrar en el gobierno AHORA!!

Compartir esta pagina en tus redes sociales
 

» Sylvana Simons Tenemos que Entrar en el Gobierno AHORA»

Traducción libre por: Julio Flores

BIJ1 trae un nuevo aire a la política que se pronuncia cada vez más contra la desigualdad. Tienen el espíritu de laBIJ1_FLYER3_spanish_2-end_page-0001 época, con (Black Lives Matter) ( la Vida de los Negros Importa) y los  escándalos en torno a los perfiles étnicos. «No podemos quedarnos sin representación politica».

Debajo de un puente en Amsterdam-Zuidoost, algunos hombres hablan entre sí con una lata de cerveza en la mano. Es una tarde soleada de febrero, no lejos de la plaza-Bijlmer. Nadie sabe de qué están hablando, porque es un grupo que normalmente pasas sin mirar. Sylvana Simons (50), sin embargo, se les acerca con un volante electoral de BIJ1 en sus manos. Ella es reconocida de inmediato. Pero cuando un fotógrafo de la ANP también camina en esa dirección, uno de los hombres gesticula enojado que no quiere estar en fotos. Solo cuando baja la camara, la atmósfera tensa desaparece y Simons comienza a hablar con los hombres.

BIJ1, es el partido político fundado por Sylvana Simon y del cual es líder, está repartiendo volantes a un mes de las elecciones. Primero en los buzones, pero rápidamente contactan con las tiendas de (Amsterdamse Poort). Están en el sureste y no en una región donde no la conozcan, explica el líder de campaña Ruud Tevreden (34). “El sureste es un lugar donde poca gente va a las urnas, según diversos estudios. No se sienten representados ni creen en la política actual. Y creemos que es importante que la gente de aquí, a menudo de origen surinamés, antillano o africano, vote. Preferiblemente a nosotros, pero creemos que es aún más importante que voten ”. Esto también es evidente en la práctica cuando Simons entrega un volante a un hombre que pasa. Examina cuidadosamente el papel que tiene en las manos y luego dice: «¿BIJ1? No voy a votar por usted «. Simons respondió:» No se preocupe. Siempre y cuando vote «.

«Este es mi barrio», dijo Vayhishta Miskin, número quince en la lista de candidatos de Bij1. Caminó hasta aquí con su hija de cuatro años en bicicleta. Ella reparte camisetas y bolsas de mano al equipo con los colores del arco iris de la fiesta y el lema «muestra tus colores». «En el sureste de Amsterdam todo se basa en el contacto humano y la confianza», dice con una pila de volantes en sus manos. «Las campañas en las redes sociales no funcionan. No puedes comunicarte con hombres que estan debajo de un puente a través de Instagram o WhatsApp. Pero ahora le dirán a todos los que conocen que nos han visto y hablado con nosotros. Así es como funciona aquí «.
Luego, Miskin se dirige a tres mujeres jóvenes que están fumando sentadas en un banco frente a una tienda de Wibra cerrado. «Dime qué es importante para ti y te explicaré nuestra posición». Miskin y las mujeres comienzan una conversación sobre «asistencia medica costosa» y «viviendas inaccesibles». Mientras tanto, dos chicos blancos se acercan con entusiasmo al equipo. «¿También podemos tener un volante? Amamos lo que haces. ¡Ciertamente votaremos por BIJ1! ”Unos días más tarde hablamos con Simons a través de Zoom. Ella mira hacia atrás en la campaña de volantes. «Hacemos todo lo posible para tener cuidado», piensa por un momento. «También porque no podemos permitirnos el lujo de cometer errores con las personas que han perdido la fe en la política. No puedo fallarles a la gente del barrio Bijlmer, . Nadie los oye ni los ve. Yo digo: te veo y te escucho, y eso los enorgullece. Yo soy uno de ellos, una hija, una hermana. Traemos nuevas esperanzas «.

BIJ1 es el partido político que Sylvana Simons inició en diciembre de 2016, después de que ella abandonara elimg34 partido DENK después de una corta aventura allí. Dentro de ese partido se presta atención al racismo y la discriminación contra las personas de origen migrante, pero vió que no se le dio suficiente espacio para defender también a la comunidad LGBTQ + y los derechos de las mujeres. En ese momento, BIJ1 todavía se llamaba Artículo 1, una referencia al primer párrafo de la constitución Holandesa: » que dice “Todos los que están en los Países Bajos son tratados por igual en casos iguales. No se permite la discriminación por motivos de religión, creencias, afiliación política, raza, género o cualquier otro motivo, Luego el partido paso a llamrse BIJ1.

El compromiso de Simons se hizo visible para el público en general cuando en el 2015 se sentó frente a Martin Simek en el programa “El Mundo Gira”. La conversación fue sobre refugiados africanos que cruzan en barco y van a parar a las playas del sur de Europa. Martin Simek uso la palabra «Zwartjes», “esos Negritos” para referirse a la gente negra quien según él mismo vivía en la costa italiana, Simons le preguntó si usaba la expresion con la intencion de hacer gracia. Y así comenzó algo que perdura hasta el día de hoy. Además de las amenazas, Sylvana Simons se enfrentó a la mitad de los Países Bajos y una serie de mensajes de odio racistas y sexistas que nunca cesaron.

Bij1 trae un movimiento a la política que se ha opuesto cada vez más a «las estructuras de poder existentes» en losimg32 últimos años. Es un movimiento que encuentra teorías con científicos como Philomena Essed y Gloria Wekker, sale a las calles con Kick Out Zwarte Piet (KOZP) (echemos al negro Pete) y Black Lives Matter (BLM) (La Vida de los negros Importa) y ahora se ve representado en la política. «Si miras la historia de la Cámara de Representantes y la representación política de personas que se parecen a mí», dice Sylvana, «siempre ha sido poco consistente. La gente de color en la Cámara esta principalmente bajo la bandera del partido PVDA. ( Partdido de los Trabajadores) Lo que vamos a hacer ahora es ocupar ese lugar en la mesa nosotros mismos, no dirigidos por otros, sino solo por nuestro propio contexto ». Porque, dice el artista Quinsy Gario (36), que es el número dos de la lista de Bij1 y es conocido por ser uno de los primeros en denunciar el racismo que encierra la tradición del Zwarte Piet: ( El Negro Pete) En cierto punto debe hablarse de quién está reclamando el poder. Los grupos fuera de la norma, como las comunidades de migrantes, han preguntado con demasiada frecuencia. Ahora es el momento de exigir «.

Según Liza Mügge, profesora asociada de ciencias políticas en la Universidad de Amsterdam, esta es una diferencia importante con respecto a hace veinte años, cuando también había mujeres parlamentarias negras. «Pero ignorando su propio color de piel. Ahora hay una mayor conciencia de la injusticia social y el racismo. Sylvana ha fundado su propio partido y no tiene que esforzarse por cumplir con las expectativas de los demás. Además, «dice», tiene un papel ejemplar que no debe subestimarse. Sabemos por investigaciones que las chicas jóvenes, que se reconocen a sí mismas en Sylvana, se vuelven más conscientes de la política y empiezan a hablar de ella «.

Hace cuatro años el partdio dependia totalmente de la fama de Sylvana pero ahora BIJ1 se está convirtiendo en un partido maduro. Hay un programa electoral de 170 páginas, una lista muy diversa de candidatos, una junta, un equipo de voluntarios y un presupuesto de campaña (ciertamente modesto en relación con otros partidos). Y no sin importancia: BIJ1 tiene un Puesto en el ayuntamiento de Amsterdam durante tres años.

Bij1 ha logrado mucho con ese escaño, señaló la alcaldesa Femke Halsema cuando Simons se despidió del concejo municipal en noviembre pasado para centrarse en las elecciones nacionales. «Estoy pensando, por ejemplo, en formular un párrafo sobre el clima que ponga a prueba cada política frente a los objetivos climáticos», dice Sylvana. «O la moción que indica que las situaciones domésticas y economicas de los padres ya no se pueden tener en cuenta en los “consejos escolares”. Ese es un elemento tan discriminatorio en la carrera escolar de un niño y tiene un impacto en las generaciones futuras. Estoy orgullosa de haber podido contribuir a eso «.

Pero, Halsema también señaló, BIJ1 ni siquiera marcó la mayor diferencia con mociones, enmiendas y propuestas de iniciativa, sino en otro punto. «Lo esencial de su contribución al consejo es que a través de sus discursos reflexivos y experimentados, todos estos temas (trabajo sexual, personas sin hogar, pasado de la esclavitud y racismo estructural) se discutan con más profundidad y se abordan con más vigor. Y que a través de sus valientes y personales enfrentamientos con la ignorancia, el odio y las amenazas, nos recuerde una vez más lo importante que es prohibir el racismo en nuestra ciudad. Has aprendido de los demás y nosotros hemos aprendido de ti. De esta manera trabajó pacientemente en la expansión de nuestro vocabulario. El término interseccional está casi establecido en este consejo. Algunos hombres en el consejo todavía tienen que acostumbrarse a la masculinidad tóxica, pero probablemente haya un curso listo para eso en el consejo «.

Ahora es el momento de entrar en política nacional, como siempre ha sido el plan. Aunque las encuestas no parecenBIJ1_FLYER3_spanish_1-1_page-0001 optimistas de inmediato: BIJ1 está saltando entre cero y un escaño. Pero las encuestas no impresionan al partido. «No tener asientos no es un problema», dice Simons. «Si no podemos hacerlo ahora, me temo que estaremos fuera durante los primeros cinco a diez años. Entonces me reprocharán: «Sra. Simons, a sus partidarios no les importa, sus partidarios no votarán». Esto debe hacerse ahora!. Tenemos que entrar en esa Cámara. Esa es de una importancia en la que ni siquiera me atrevo a pensar de vez en cuando «.

Sandra Salome (53) estaba tensa en casa el 3 de junio. Vio la transmisión en vivo de la demostración de BLM ( La Vida de los Negros Importa) en Rotterdam en la pantalla de su computadora portátil. Fue ella quien coorganizó la manifestación y la solicitó en su nombre. ¿Qué tan grande sería la participación? ¿Y todo iría bien? La tensión disminuyó un poco cuando vio que el puente Erasmus se llenaba. Las lágrimas que fluían eran de alegría. Pero también se sintió agridulce. Debido a que pertenece a un grupo de riesgo, ella misma no podría estar allí.

Pensó en todas las veces que había hecho demostraciones, a veces con un puñado de personas y, a menudo, bajo la lluvia torrencial. También pensó en el momento en que fueron atacados por hooligans de extrema derecha en una conferencia de KOZP (echemos al Negro Pete) en La Haya, en las amenazas en su casa en el buzón y en las 7,000 reacciones de odio en línea después de que ella se dirigió a la tienda HEMA en las redes sociales sobre la aparición de Zwarte Piet. «todo llegón tan lejos que ya no me atrevo a salir a la calle con un bolso de KOZP o BIJ1».

Salomé tiene un padre surinamés, pero creció con su madre blanca y su padrastro. «Era una familia bastante racista. Aprendí que mi tono de piel era algo de lo que no debía hablar. Te irá bien: si no hablas de ello, nadie lo verá. Así que eso es lo que hice, callarme, para encajar. Cuando nacieron mis hijos, mi madre dijo: «Afortunadamente ya casi no se les ve ningún color». Todo cambió cuando murió mi abuela surinameña y con ello la conexión con m lado negro. ‘¿Ahora que? Pensé. ¿De vuelta en la armadura? Mientras tanto, tuve hijos. Por eso decidí: no me voy a quedar callada más «.

El día en que Sylvana fundó su partido, Salomé presentó una solicitud y ahora es presidenta del departamento de Rotterdam y parte del equipo de estrategia de la campaña nacional. Ella se suscribe al pensamiento interseccional de Bij1, pero todavía está aprendiendo todos los días. «Soy de Rotterdam con el corazón en la lengua y de vez en cuando sale algo para que me corrijan. «No seas estúpido» o «eres sordo», solté fácilmente, pero ahora sé que puedes lastimar a la gente con eso «.

Aunque la palabra apenas aparece en el manifiesto electoral, BIJ1 se basa en la interseccionalidad, la teoría de que todas las formas de desigualdad sistemática no pueden separarse unas de otras. ¿Aquí se nota la mano de Gloria Wekker, profesora emérita de antropología y una influencia importante en la lista del partido? «Cuando comencé el partido, me di cuenta de que tenía que aprender más», dice Sylvana. « No tengo antecedentes políticos, filosóficos o sociológicos, así que me puse en contacto con Gloria y le pregunté: ¿puedo aprender de ti? » Wekker le dio a Simons su libro Visiones caleidoscópicas, en el que, junto con Nancy Jouwe, usa el concepto de interseccionalidad.) introducido en los Países Bajos. «Gloria es alguien a quien admiro. También se atrevió a plantear algo para lo que la comunidad local no estaba preparada, pero era necesario decirlo. Pero por lo demás no tiene ninguna función formal dentro del partido. No es que ella presente una ideología y la sigamos. Lo mismo ocurre con el sociólogo Willem Schinkel. Él es ampliamente considerado como nuestro ideólogo de partido, pero no lo es ». Sin embargo: cuán accesible es la interseccionalidad, un concepto académico, y hasta qué punto estan concientes los más vulnerables de la sociedad, el grupo objetivo que Bij1 intenta representar, a las palabrotas o los pronombres discriminativos de los validistas? Quinsy Gario cree que BIJ1 puede aclarar cómo funciona la interseccionalidad con ejemplos concretos.

Cuando hablamos con él, se acaba de anunciar que los abogados de los policías que fueron condenados por la muerte de Mitch Henriquez cobraron 1,3 millones de euros. El hombre de Aruba murió en 2015 después de un arresto con “una llave al cuello” practica policial que BIJ1 quiere prohibir. Los agentes recibieron mucho más dinero por sus abogados que los sospechosos promedio o personas con pocos recursos, lo que, según los expertos, es una mala noticia para la igualdad jurídica. Es inmediatamente lo primero que está sobre la mesa. «Se está eliminando la promoción social y la asistencia jurídica para los refugiados. Veo eso y pienso: eso está muy mal. Pero luego pagar 1,3 millon de euros a los agentes que mataron a un hombre en el ejercio de su función como policias».

El caso Henríquez le ilustra a Gario por qué es necesario el pensamiento interseccional. “Lo que le pasó a Henríquez coincide con varios capítulos de nuestro programa: seguridad, descolonización, economía, condiciones laborales. Todo está conectado «, dice. «Al analizar detalladamente el caso Henríquez, se ve lo que queremos decir. El hecho de que alguien todavía tenga que luchar para conseguir el salario mínimo de catorce euros la hora está vinculado, entre otras cosas, a las empresas que funciona con solo apartado de correos en Holanda y que reciben beneficios fiscales en este país, lo que significa que el estado pierde y empobrece los ingresos, por lo que los beneficios permanecen. bajos.

«Es como una muñeca matryoshka. Que muestra el problema en capas  y ves que todo está conectado «, continúa. «BIJ1 significa crítica-continua. Tenemos que preguntarnos si un punto porcentual aquí y allá del presupuesto es la conversación que deberíamos tener «. Por esa razón, BIJ1 no quería que su programa electoral, al igual que partidos como PVV, FvD y PVDD, fuera calculado por la junta de Planificación Central. En un extenso discurso, Schinkel explica: «Los cálculos del CPB se basan en modelos que no son neutrales, sino ideológicos y un partido que quiere un cambio de sistema no tiene uso de cálculos basados en la continuación del sistema existente».

«¿Creen que nuestro manifiesto electoral se parece al Manifiesto Comunista? Entonces tampoco lo han leído «. Rebekka Timmer, de 21 años, es la número trans en la lista y ex concejala del Partdo Socialista SP en Hilversum. Además de ser antirracista, BIJ1 también se describe a sí mismo como anticapitalista y eso le llamaba la atención.

En su adolescencia, Timmer devoró la obra de Marx y Engels. «Cuando tenía doce años, visité un mercado político.img36 Fue allí donde entré por primera vez en contacto con el SP. Hablaban de un sistema de salud más justo. Recuerdo muy bien haber pensado: esto es lo que yo también pienso ”. Timmer creció con su hermana con su madre soltera, quien estuvo incapacitada durante mucho tiempo y murió cuando Timmer tenía catorce años. «Teníamos poco dinero. Nuestra situación en ese momento me impulsó a pensar políticamente. ¿Cómo podríamos llegar a fin de mes para pagar el alquiler, cuando había grandes villas al otro lado de la ciuda»

En el programa electoral, Timmer escribió sobre economía y cuidado, áreas que, según BIJ1, deberían ser radicalmente «más justas», palabra que aparece 62 veces en el programa. Timmer se ríe. «El 99 por ciento se beneficiaría de nuestro programa. Llámenlo comunista, nosotros lo llamamos justo ”. Su cambio del SP a BIJ1 se produjo cuando puso la descolonización de los nombres de las calles en la agenda de Hilversum y participó en la manifestación con KOZP. «Un concejal municipal que fue a manifestarse en su propia ciudad. Eso fue inesp[erado. ”Le valió el apodo de Rebella. «Estaba claro que el SP no estaba contento con lo que estaba haciendo. Recibí llamadas de la junta nacional «. Un mes después de conocer a Simons, dejó el SP.

Hay un punto en común que tienen muchos partidarios de BIJ1: y es que siempre han votado a la izquierda progresista, pero la decepción en los partidos tradicionales de izquierda les hizo cambiar a BIJ1. Este es también el caso de Ömür Sönmez, de 23 años. Recién graduado como cineasta, se inscribió en la campaña de volantes en Bijlmer. «Solía votar GroenLinks. Vengo de una familia políticamente comprometida. Mis padres me llevaban a manifestaciones contra Bush y la guerra de Irak cuando era niño ”. Sönmez recuerda exactamente cuándo decidió dejar GroenLinks. «Su pasividad en la Cámara de representantes sobre la violencia policial me hizo darme cuenta: esto ya no es tolerable.

Pero es precisamente el posicionarse de manera diferente a los partidos existentes lo que re presenta un desafío para BIJ1, dice Joost van Spain, profesor de ciencia política. Su investigación muestra que desde 1948, el noventa por ciento de los nuevos partidos políticos no han podido unirse a la Cámara de Representantes. Además, el panorama actual de partidos no está a favor de BIJ1. Los votantes en los Países Bajos, y ciertamente los de derechas, confían en el contenido de un programa electoral. Realmente hay que idear una alternativa para atraer votantes de partidos como DENK, GroenLinks, PVDD y PVDA. Pero, ¿verían los votantes esa alternativa en BIJ1 como suficiente? »

El politólogo y fundador de Kieskompas André Krouwel tampoco prevé ningún éxito electoral importante por el momento. “En el contexto del populismo, BIJ1 es un opuesto importante, porque son el rostro de un grupo que dice, sí somos parte. Pero el partido es extremo en ambos ejes del panorama político: tanto en la economía como en temas de minorías étnico-culturales. Sin embargo, muchos votantes son más moderados que eso. Su electorado potencial es muy pequeño en los Países Bajos «.

BIJ1 no está incluido en Kieskompas porque solo consiguira un escaño según la encuesta de Maurice de Hond. El politólogo Mügge es más optimista. «Es difícil llegar a los grupos que no se sienten representados para realizar encuestas. Espero que BIJ1 tenga un asiento en la Cámara de representantes. Hay un impulso entre los jóvenes que critican la falta de inclusión. Están sucediendo muchas cosas, especialmente en línea, y los estudios y sondeos tradicionales están teniendo dificultades para asimilarlo y entenderlo».

Las elecciones actuales no son normales debido a la crisis del corona. «Puede ser que la gente elija lo conocido y, por lo tanto, no vote por BIJ1 porque temen que no entrarán en la Cámara y perderán su voto», continúa Mügge. Los partidos más pequeños como BIJ1 también quieren que se preste atención a su propia agenda ideológica. «En lo que respecta a la epidemia, BIJ1 esta con las manos vacías, porque quieren hablar de otras cosas», dice el politólogo Van Spain. «Y sin Corona, habría sido más sobre BLM y BIJ1 podría haberse beneficiado de eso».

El programa electoral de BIJ1 aborda temas predecibles como las disculpas y reparaciones por el pasado esclavista o el perfil étnico institucional que discrimina por razas, pero también propuestas sorprendentes como la inclusión constitucional de los derechos de los animales, la subida del salario mínimo a catorce euros la hora o la puesta en marcha de un fondo Nacional. Fondo de salud. Muchos de los planes plantean la pregunta de cómo BIJ1 pretende pagar todo esto. Timmer: dice. Hay suficiente dinero, pero no se distribuye equitativamente. Mucho se destina a acuerdos fiscales, con grandes empresas como KLM, Shell y otras multinacionales, mientras que ese dinero podría destinarse a la atención médica. Eso es algo fundamentalmente malo y eso es el capitalismo. El sistema necesita una reforma. Con esto, BIJ1 está pescando en un estanque de peces de izquierda relativamente pequeño, pero también quieren demostrar que no solo son un partido antirracista por y para los negros.

Y, sin embargo, sigue siendo difícil deshacerse de la imagen de un partido de un solo tema. «Un prejuicio obstinado», lo llama Sylvana. El hecho de que BIJ1 provenga del movimiento antirracista proporciona autenticidad y confianza entre algunos de sus partidarios, pero también es el factor que dificulta su visibilidad en otras áreas políticas. ¿Cómo quiere BIJ1 solucionar esto? «A veces lo comparo con los primeros años del Partido por los Animales», dice Simons. «Ellos contaron una buena historia y la contaron una y otra vez. Y ahora todos ven lo que representan. Nuestro éxito no es el éxito de cero a cien en veinte segundos. Nuestro éxito es una historia constante pero segura. Cuando la gente nos conosca como en el ayuntamiento de Ámsterdam, verán que el marco en el que se nos puesto no es el correcto.

«En el ayuntamiento de Ámsterdam me impresionó el partido», dice Marjan Sax (73), quien ha estado presente en círculos activistas durante cincuenta años y hoy está preocupada por la suerte de los refugiados indocumentados. Ella ayudó a BIJ1 a poner las cosas en orden. «Anja Meulenbelt luego me arrastró por el pelo y dijo, ven conmigo. Había que arreglar los asuntos prácticos y yo tenía experiencia «.

Sax, con su experiencia en financiación de fondos y gestión de capital, contribuyó al crowdfunding. El partido recaudó cien mil euros. «Puede parecer mucho, pero para una campaña electoral no es mucho. Realmente lo hicimos con pequeñas donaciones «, dice Sax. «Todo acaba de empezar. La mayoría de ellos tienen poca o ninguna experiencia, pero tienen un intenso entusiasmo juvenil. A veces también pienso: ¿podría ser un poco menos? Cuando dicen que quieren un perdón general para todos los solicitantes de asilo rechazados y los inmigrantes indocumentados. Entonces pienso, aunque estoy muy comprometido con este grupo: eso no tiene suficientes matices. Pero BIJ1 es el grupo más diverso con el que me he enfrentado en todos estos años. Y no soy exactamente de un movimiento de mujeres monolítico en este momento. Intentan llevar el activismo callejero a la política. Eso es nuevo. »

«No nos unimos a las protestas de BLM. Las organizamos ”, enfatiza Timmer. Esa es la diferencia con otros partidos. Nosotros somos el la protesta ”. Es una pregunta que surge entre los votantes (potenciales) y los observadores políticos: si BIJ1 logra ingresar a la Cámara, ¿cómo encuentran un equilibrio entre el activismo y la política? «Una vez decidí que quería vincular los dos y estar en el medio», responde Sylvana. «Quiero llevar lo que está en la agenda de los activistas a la política. La diferencia es que un activista es libre en qué y cómo se dirige, mientras que un político tiene que lidiar con intereses, tradiciones y responsabilidad «.

La pregunta es si el electorado de izquierda está esperando una oposición activista en la Segunda Cámara. Según el politólogo Krouwel, el votante de izquierda flotante busca principalmente una forma de «sacudir el gabinete y, por lo tanto, el poder. No saben si votar PVDA o GroenLinks «.

Un reproche que recibe regularmente BIJ1 es que se exceden en el pensamiento identitario y que esto conduce a la polarización. «Para ser honesto, no puedo hacer mucho con eso y tampoco creo que estemos ahí para esa gente», dice Sylvana. «No todos los holandeses tienen el potencial de ser votantes BIJ1. Pero que solo abordemos los problemas en las grandes ciudades es una tontería. Por ejemplo, tenemos un departamento activo en Frisland. Y las personas de Achterhoek también tienen una pesion (AOW) que no les alcanza para vivir costos de atención demasiado altos «.

Sylvana está «cansada, pero feliz». En las últimas semanas ha estado trabajando en la campaña hasta 20 horas al día. “Me siento responsable del mas minimo detalle del partido, del bienestar de todos, de la estrategia de campaña. Como resultado, cosas como comer y dormir a veces se interponen en el camino «. Hace una pausa, luego dice: Ahora estamos en el camino correcto con las protestas de BLM ( La Vida de los Negros Importa) y, por ejemplo, el escándalo de los subcidios. Tenemos la oportunidad de hacer historia y hacer un mundo diferente para mi nieto. «Ha habido momentos» en los que habría sido legítimo «tirar la toalla durante los últimos cuatro años, pero Sylvana no lo piensa dos veces. Ni siquiera si no consiguen un escaño ahora.

Durante la campaña de volantes en Amsterdam-Zur-Este (Zuidoost, BIJ1 usó camisetas con «Still I Rise» en letras grandes, en referencia a un poema de la afroamericana Maya Angelou. «Nuestro punto fuerte es que somos flexibles», dice Sylvana. «Nos doblamos, pero no estallamos. Tarde o temprano tendrás que estar de acuerdo con nosotros, porque nuestra historia es simplemente buena. El tiempo nos dará la razón.

BIJ1_FLYER3_spanish
Etiquetado , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Acerca de Julio Flores

Julio Flores es escritor independiente, traductor, narrador, creador de contenido de redes sociales, nacido en Ecuador, asilado en Los Países Bajos desde 1998, comparte por el bien común su experiencia personal como refugiado y activista vegano, ateo, homosexual, y anti sistema..

Comentarios cerrados.